¿Cómo limpiar el lavavajillas?

Es muy importante tener el lavavajillas bien limpio si no queremos que se convierta en un parque temático de bacterias. Basta con pensar que cuando dejamos un plato, un vaso, o un tenedor sucio en la bandeja, éstos están llenos de bacterias que se empezarán a extender por nuestro electrodoméstico. Hace poco leí un estudio que me parece muy revelador de la velocidad a la que se mueven las dichosas bacterias. Según este estudio, desde que se nos cae un objeto de tamaño mediano al suelo (una pelota, un lapicero, un libro, etc.), que siempre contiene una buena cantidad de bacterias por muy limpio que éste esté, ese objeto tardará en ser “contagiado” de miles de bacterias unos diez segundos. Creo que eso da una buena idea de la velocidad de crucero a la que estos pequeños bicharracos se desplazan. Es, por lo tanto, sumamente importante, mantenerlos a raya. Y la mejor manera es impedirles, en la medida de lo posible, que se puedan desplazar tan rápidamente.

Así que vamos a echar un vistazo a cómo se puede tener limpio y reluciente el interior del aparato. Si bien, ojo, también hay que tener presente que tener limpio el exterior es bien importante. No en vano debemos tener en cuenta que los invitados indeseados están al acecho en la misma puerta. Aquí algún consejo sobre cómo mantener limpio brillante un lavavajillas de acero inoxidable. Cuando el material no es acero inoxidable, y en ese caso suele ser de un material plástico de color blanco, tendríamos que preparar un compuesto de agua caliente con un poquito de bicarbonato. Esa misma mezcla ya podemos usarla como una especie de jabón para limpiar la superficie exterior del lavavajillas.

 

Tener un filtro limpio es vital

Tener un filtro limpio es vital

Vinagre y limón contra la suciedad

Como ya hemos visto a menudo en este Blog, las soluciones naturales son las mejores, las más respetuosas con la naturaleza, fáciles de aplicar y, en muchas de las ocasiones, las más económicas. Además, muchas veces (no siempre y lo vamos a ver) dejan un buen aroma en el electrodoméstico que queremos limpiar.

En primer lugar, y antes que el cómo, preguntémonos cuándo tenemos que lavar la máquina. Pues lo suyo sería hacerlo un par de veces al año, y si puede ser, antes de períodos relativamente largos en los que se use menos o no se vaya a usar. ¡Bingo! Antes de las vacaciones.

Vamos con el vinagre, que elimina las bacterias que da gusto. Para aplicarlo, basta con verter un vaso de vinagre blanco en un lavavajillas, más o menos al cuarto de hora de qué éste esté con un programa activado. Además de cargarse las bacterias dejará la cal en un mal recuerdo.

Pero…

Lo que decía, hay métodos naturales y métodos naturales. El del vinagre es superefectivo, si bien es cierto que no deja el mejor olor del mundo. Para ello, lo que podemos hacer es usar limón con bicarbonato. Lo que tenemos que hacer es, concretamente, meter bicarbonato en la casilla del detergente y el limón en la bandeja baja (lo importante es que esté cerca del filtro, para que quede bien limpio)

 

Programas cortos libres de platos

Esto es muy importante. Si lo que pretendemos es dedicar un lavado exclusivamente a nuestro lavavajillas, tenemos que ponerlo vacío. A poco que pongamos algún plato o cubierto (por pocos que éstos sean) porque los tenemos sucios y “así aprovechamos”, estamos pervirtiendo el lavado, ya que se hará una mezcla indeseable de los productos que usemos con las bacterias que metamos. Los programas que tenemos que emplear, eso sí, basta con que sean cortos.

Una cosa muy importante a tener en cuenta, aunque es un poco molesto ya que visualmente estorba en la cocina, es dejar abierta la puerta después de cada lavado durante una media hora una vez que hemos sacado todo. La razón es fácil de imaginar, y es que si cerramos la puerta de inmediato, estamos abandonando a nuestro lavavajillas a un combinado de humedad y calor residual que no es nada conveniente, a no ser que queramos alimentar el moho lavado tras lavado.

Es la medida más fácil de todas, y como siempre es más de las que previenen que de las que curan. Esas son las mejores. Incluso que los productos naturales.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies