Cómo mantener brillante un lavavajillas de acero inoxidable.

No me miréis mal, ya sé que estoy un poco… ejem… insistente con todo el tema de la limpieza. Si no sabéis de qué hablo, me refiero a los dos últimos posts. Empiezas con el horno, sigues con la lavadora, una cosa lleva a la otra… y ya sabéis cómo son estos blogs, pues terminas hablando del lavavajillas. Pero por si acaso no le quitéis ojo a este post. Seguro que os da un resultado… brillante (¡Festival del Humor!)

Para quitar las huellas y la grasa.

Voy a empezar por el final. Comenzar casi prohibiendo está un poco feo, pero es que por más que el acero sea inoxidable no es inmutable, ni siquiera inmortal. Es, eso sí, muy resistente. Pero basándose en eso mismo, a veces el usuario lo descuida más de la cuenta y se producen rayas o, más raramente pero ni mucho menos es imposible, amarillea. De modo que muchísima atención a los productos abrasivos. Os suplico que si empleáis desinfectantes que contengan lejía, éstos estén diluidos en agua, y que los sequéis rápidamente con un paño. También os pido que tengáis mucho cuidado a la hora de utilizar disolventes. ¡Usadlos con prudencia y moderación!

Acero inoxidable: tiene que estar impoluto.

Acero inoxidable: tiene que estar impoluto.

Las huellas, esos molestos testigos que de vez en cuando aparecen en nuestro resplandeciente acero, no son fáciles de evitar, pero sí de quitar. Y tanto en las superficies brillantes como en las satinadas, por cierto. En cualquier caso, hay que decir NO a los estropajos, nanas, cepillos de cerdas de alambre, etc. Lo mejor, un trapito con agua jabonosa (mejor si es con jabón neutro) o bicarbonato de sosa en solución con agua. Y una cosa a tener en cuenta es que quedará mucho mejor si se frota siguiendo el sentido de las vetas del acero. Cuando nuestro problema es de grasa, un buen consejo es frotar con una bayeta mojada con agua y muy poco amoníaco o vinagre. También he leído que con alcohol de quemar funciona. Y ojo al dato: ¡con ginebra! Confieso que no lo he probado. Pero si además de quitar la grasa quieres devolverle su brillo original, pon un poquito de aceite de oliva, especialmente en las zonas que puedan estar rayadas.

Por último, en ambos casos hay que secar muy, muy bien con un trapo bien seco. De no hacerlo, pueden quedar huellas de las gotas o de los regueros… y vuelta a empezar.

 

Más vale prevenir que curar: antihuellas incorporado al lavavajillas y una curiosidad.

Muy bien. Hay marcas que, pensando en esta vicisitud, fabrican directamente sus aparatos con un producto que crea un fino recubrimiento que a la

El acero inoxidable, resistente y también higiénico.

El acero inoxidable, resistente y también higiénico.

postre es una especie de barrera entre tu inocente lavavajillas y el vil y zafio dedazo. Mucha atención a los pasos de mantenimiento que el fabricante aconseja para estas superficies. Si no lo hacemos así, acabaremos erosionando esa fina película. Y no es plan. Su limpieza no entraña ninguna dificultad, se frota suavemente con un paño húmedo y listo. Y ¡nada de productos exclusivamente diseñados para el acero!, puede ser muuuucho peor. En el caso de que nos enfrentemos a restos que estén pegados, añade en el paño húmedo un chorrito de jabón líquido (el mismo que usas –si es neutro, mejor que mejor- para lavar los platos).

Sección curiosidades: el acero, además de duro y resistente, es higiénico. ¿Por qué? Porque apenas tiene poros, y en una cocina, un poro es una invitación a la bacteria de turno para que se quede de okupa. Y porque además está recubierto de una pátina que se hace resistente cuando está en contacto con el oxígeno (y tanto el agua como el aire contienen oxígeno).

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies