Comprar repuestos para electrodomésticos por internet

Es lógico que si existe la posibilidad de comprar electrodomésticos por internet, también exista la opción de adquirir, por esta misma vía, repuestos para adquirir esos electrodomésticos.

Igual algunos de los que leáis este post nunca hayáis tenido la necesidad de comprar un accesorio para vuestro horno o vuestro lavavajillas, ya sea porque habéis tenido suerte, porque los habéis tratado muy bien… ¡o porque de entrada eran muy completos! Los porqués, las necesidades de comprar este tipo de productos se dan sobre todo en dos casos:

A) En primer lugar porque algo se ha roto, o desencajado, o amenaza con romperse en poco tiempo. Es molesto pero normal, con el uso las cosas se deterioran… incluso las cosas muy buenas. En todo caso, aquí es importante tener en cuenta que lo fundamental es recuperar el uso de esa pieza. Por más que en un principio pueda parecer que sin ciertas cosas se puede sobrevivir, sin ser del todo falso, tampoco es del todo cierto. Por ejemplo, si se nos suelta una ruedecilla de la bandeja del lavavajillas, aunque podamos seguir usando el aparato con una molestia relativamente menor, corremos el riesgo de que con el uso y esfuerzo mayor de las otras ruedas se vayan estropeando todas, y al final se nos estropee la bandeja o, en el mejor de los casos, estemos sumamente incómodos cada vez que la usemos. Es un poco como el cuento de la lechera pero al revés, sólo que resulta menos increíble que pueda tener ese final.

Dependiendo del tipo de rotura o desperfecto del repuesto en cuestión, puede que no vaya a más y no perjudique a segundos o terceros, e       incluso que siga funcionando sin suponerle una gran incomodidad al usuario. Pero es importante tener en cuenta que puede suponer otras repercusiones negativas. Por ejemplo, en el caso de un cajón de congelador agrietado, desde que pierda mucho frío y congele peor hasta que gaste más. Y si la grieta va a más y más… pues ya podéis imaginar

B) En segundo lugar, porque queremos mejorar o complementar nuestro electrodoméstico. Por ejemplo, a una persona que disfrute cocinando, es posible que con el paso del tiempo le vaya interesando adaptar su horno a diversos platos o prepararlo para recetas más variadas. Pues en internet podrá encontrar no sólo repuestos para las varillas estropeadas, sino una bandeja rustidera, o una cazuela de barro de todos los tamaños, o un bol de cualquier forma y material, o un asador de pollo de los llamados portaespecias. En internet hay todo lo que nos queramos y podamos imaginar, más que en las tiendas físicas -lo siento por ellas, pero es así mal que les pese-.

 

¿No crees que va siendo hora de reponer la bandeja del horno?

¿No crees que va siendo hora de reponer la bandeja del horno?

 

 

Confía en tu marca

Como podréis imaginar, hay todo tipo de repuestos y complementos, y como decía unas líneas más arriba las podemos encontrar en cualquier material, color y forma. Hay muchos fabricantes y saben que en el universo de internet sus productos pueden tener, cada vez, más fácil salida.

Pero como ya dejé dicho en un post, aunque ahora haya de todo en casi todos sitios, los repuestos de los electrodomésticos han de ser de la casa. Parece evidente, y eso no significa que otros fabricantes no sean competentes -quizá si nos descuidamos hasta fabrican para nuestra marca-, pero así nos aseguramos al 200% de que el producto que compremos se ajusta a una línea de producción. Cada uno que haga lo que quiera, pero si a mí se me fastidia el cajetín de mi lavadora de la marca Pepito Pérez, antes que comprarlo en otro sitio, intentaré comprárselo a la marca Pepito Pérez.

 

Lo barato puede salir caro

Esta frase está muy manida, hasta decirla resulta ya un poco cansino, pero es que cuanto más me meto en el mundo de los electrodomésticos más compruebo que es una verdad como la copa de un pino. El colmo de lo barato está en el do it yourself de toda la vida Se puede intentar arreglar las cosas por uno mismo, y de hecho hay gente que lo hace con cierto éxito. Pero puede salir caro no, carísimo (debo confesar que os habla un manazas muy aficionado a pegarse martillazos en los dedos y cosas así). Hay reparaciones que en principio parecen sencillas, basta con aplicar un poquito de pegamento o apretar una tuerca. Eso lo puedo hacer hasta yo. Pero en serio, mucho cuidado con jugar a ser MacGyver con motores, compresores, tubos de evacuación, etc.

Y en esa misma línea quiero insistir teniendo en cuenta lo que supone jugárnosla demasiado con productos muy baratos (y ni qué decir tiene, provenientes de sitios webs dudosos). Sí, señor. Lo barato sale caro. Te juegas tu comodidad y tu electrodoméstico, y sobre todo te juegas tener que desembolsar un pastón por no haber pagado en su día veinte euros de diferencia.

¿No estamos de acuerdo? Seguro que sí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies