¿Confías en las marcas blancas?

¿Quién está detrás de las marcas? Esta es una pregunta que a todo consumidor nos asalta en algún momento. A todos nos gusta conocer el fabricante, de dónde salen los productos o aparatos que compramos. Dónde los fabrican, en qué lugar de España o del mundo… Pero no siempre tenemos toda esa información. Sí sabemos, eso sí, que son más económicas que el resto. Pero, ¿son de la misma calidad?

Lo primero que tenemos que saber antes de meternos en el meollo de la cuestión es qué son las marcas blancas, y de dónde proceden. Según publican algunos medios, en España fue la antigua cadena de supermercados Simago “la primera que comercializó las marcas blancas” ya en los setenta. Eran productos de alimentación e higiene básicos, presentados en envases blancos, de ahí su nombre.

Así comenzó para después popularizarse entre fabricantes y comerciantes. La marca blanca aglutina a esos productos que un fabricante produce y vende a un distribuidor, que finalmente los pone a la venta con su propio nombre o marca comercial. Ocurre por ejemplo que un fabricante puede hacer dos líneas de productos distintos en la misma fábrica. La marca oficial y otra destinada a un distribuidor.

La diferencia está sobre todo en la popularidad del producto. La marca blanca no es tan conocida ni tiene el prestigio de las marcas reconocidas.

Esto es así en parte porque no tienen detrás grandes campañas de publicidad y el envase o diseño (en el caso de los electrodomésticos) es mucho menos atractivo. El resultado, un producto más económico y no por ello de menos calidad, porque en muchos casos está fabricado con los mismos parámetros que los aparatos de la marca oficial.

 ¿Qué marcas blancas hay de electrodomésticos?

Los productos de alimentación e higiene de marca blanca con más populares, y los reconocemos fácilmente. Por ejemplo, es conocido que Tarradellas nutre a Hacendado o que El Pozo lo hace con Día o Gullón con las galletas de El Corte Inglés, pero qué ocurre con los electrodomésticos. Aquí los repasamos.

Antes hay que matizar una cuestión. Debemos diferenciar los fabricantes que hacen marca blanca de aquellos grupos grandes que comercializan distintas marcas con diferentes gamas y precios dentro de la compañía. Este es el caso de BSH que tiene Bosch, Balay, Siemens, entre otras Pero todas son oficiales y reconocidas.

Aclarado esto, continuamos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  • El Corte Inglés trabaja con la marca blanca de electrodomésticos Savoid fabricada por una empresa turca que produce también otras marcas conocidas como Blomberg o Beko.
  • En Carrefour nos encontramos con Firstline y Bluesky. Nos centramos en la primera, ya que la última son sobre todo aparatos de imagen y sonido.
    En la línea de Firstline encontramos, en cambio, frigoríficos, congeladores, campanas extractoras, lavadoras, secadoras, lavavajillas o aparatos de aire acondicionado. También tiene aspiradores, secadores y ventiladores.
  • Ecron es la marca que encontramos en Eroski, fabricado también por el grupo turco mencionado en el apartado de El Corte Inglés. Fabrican productos de calidad media a precios asequibles, y, aunque no llega a la calidad del fabricante alemán BSH, está compitiendo con solvencia en este mercado.
  • Expert es otro de los fabricantes de electrodomésticos que también produce una marca blanca. En este caso es Bru y cuenta con una amplia gama de productos. Así la venden en su página web donde hacen gala de ella: “En Expert, disponemos en exclusiva de esta gran marca. Una amplia gama de electrodomésticos de calidad al mejor precio. Lavadoras, Secadoras, Lavavajillas, Frigoríficos, Hornos, Encimeras y Cocinas. Además estos productos cuentan con un servicio técnico nacional de gran cobertura”.
  • En Lidl encontramos una marca de pequeños electrodomésticos. Bajo el nombre de Silvercrest, se comercializan panificadoras, grills, utensilios de contacto, cafeteras, vaporeras, batidoras, robots de cocina… Pequeños electrodomésticos que nos hacen más fácil preparar grandes platos.
    Cuentan también con aparatos de belleza, como el secador iónico de tan sólo 20 euros. Lo más llamativo de este secador, que ha conquistado a muchos consumidores, es que se enciende y apaga de forma automática cuando el usuario lo sujeta. No deja de ser un pequeño detalle insignificante, pero que atrae al cliente. Porque, entre otras cosas, este tipo de cualidades triunfa en las redes sociales, y eso ahora es un viento a favor.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies