¿Cuál es la temperatura ideal de tu congelador?

¿Te has preguntado alguna vez cuál es la temperatura ideal del congelador? ¿Y la de la nevera? Mantener estos electrodomésticos a una temperatura correcta no solo mantendrá tus alimentos en mejor estado, sino que además lo apreciarás en tu factura de la luz. ¿Y qué pautas debo seguir para mantener en buen estado tan necesario electrodoméstico? Echa un vistazo a los siguientes consejos.

¿A qué temperatura debo poner el congelador?

La temperatura ideal del congelador es de -18º C, de modo que vigila el tuyo, no vaya a ser que estés consumiendo más energía sin necesidad. Temperaturas más bajas no aseguran una mejor conservación de los alimentos, de hecho puede que llegues incluso a echarlos a perder. Lo que sí apreciarás con temperaturas más frías es un aumento considerablemente en el consumo energético, lo que se traduce en facturas más altas. Respecto a la nevera, la temperatura recomendable es de 5º C.

 

Mantenimiento del congelador para el cuidado de los alimentos

Hay ciertas tareas de casa que, bien sea por pereza o falta de tiempo (o por ambas cosas) nunca encontramos el momento de hacerlas. Una de ellas es la limpieza del congelador, fundamental cada cierto tiempo.

Porque esta tarea no implica solo pasar un paño para quitar la suciedad: es mucho más que eso. Para empezar, la sola idea de tener que descongelarlo ya te da una pereza mortal, porque sabes que te llevará buena parte del día. Pero como en la mayoría de ocasiones, todo es mucho más sencillo cuando se conoce el procedimiento adecuado.

 

Limpieza del congelador: pautas

Además de la temperatura, la limpieza adecuada del congelador es otra cuestión fundamental para mantener los alimentos en buen estado. Y no solo eso: contribuirá a alargar la vida de tu electrodoméstico.

Como ocurre con casi todas las tareas tediosas del hogar, lo mejor es quitárselas de encima cuanto antes. ¿Han pasado seis meses desde la última vez que limpiaste y descongelaste el congelador? Entonces ponte manos a la obra, ya le toca.

No obstante, es posible que antes de ese tiempo ya se haya formado demasiado hielo, por lo que deberías descongelarlo antes. Ten en cuenta que cuanto más hielo se acumule, más tiempo tardarás en descongelarlo. Te damos las claves para hacerlo de la forma más sencilla posible.

  1. Desenchúfalo

Esta tarea lleva un rato, de modo que apágalo para no derrochar energía sin necesidad.

 

  1. Saca todo de su interior

Aprovecha cuando vacíes el congelador para deshacerte de todo lo que no recuerdes desde cuándo está ahí (véase esos filetes congelados a los que ya casi has cogido hasta cariño). Conserva lo demás en una nevera portátil con hielo, o sácalo al balcón si hace frío en la calle, igualmente con bloques de hielo.

 

  1. Saca los cajones

Si tu congelador lo permite, saca los cajones para poder limpiarlos más cómodamente. Utiliza agua caliente con jabón o vinagre con agua para limpiarlos.

 

  1. ¡A descongelar!

Si no quieres mojar el suelo, coloca toallas viejas u hojas de periódico alrededor de su base antes de comenzar.

Existen varias fórmulas para descongelar el congelador, y una de las más rápidas es utilizando el secador de pelo. No toques el charco que pueda hacerse en el agua mientras lo utilices, por precaución,  y no utilices muy cerca el secador de las paredes o bobinas. Descongela por zonas, es lo más práctico.

 

  1. Ve sacando el hielo

Para terminar antes, puedes ir sacando el hielo con la mano en la medida que va descongelándose. Puedes ayudarte con una espátula, pero jamás utilices objetos punzantes para romper el hielo, puedes estropear el electrodoméstico o provocar algo más grave, como un escape de gas.

 

  1. Limpia el interior con bicarbonato

Si todavía no conoces las propiedades del bicarbonato en la limpieza del hogar, ahora vas a tener oportunidad de comprobarlo. Además de ser un producto muy barato y accesible, es de los más eficaces para la limpieza en general, y es que además de acabar con la suciedad es letal con las bacterias.

Prepara en un balde un litro de agua caliente con dos cucharadas de bicarbonato de sodio. Remueve para disolverlo y ya tendrás lista una solución perfecta para limpiar tu congelador. Humedece en ella una bayeta y limpia con ella paredes, puertas y cada zona del interior.

 

  1. No te olvides de las juntas

Como en las juntas de la nevera, en las del congelador también se acumula suciedad. Puedes ayudarte con un cepillo de dientes viejo para limpiarlas mejor y poder llegar a las zonas más complicadas.

 

  1. Puerta exterior

Para limpiar la parte exterior del congelador puedes usar agua con jabón. Recuerda aclarar después con un paño humedecido en agua.

 

  1. Seca el interior antes de enchufarlo

Toda la humedad que quede en el congelador se convertirá en hielo nada más lo enchufes. De modo que si no quieres echar tu trabajo a perder, seca bien el interior con un trapo o con el secador.

 

Si eres uno de esos afortunados que cuenta con un congelador no frost podrás ahorrarte el paso de descongelar, pero no te librarás de limpiarlo a fondo cada seis meses como el resto de los mortales. Sácate la pereza y sigue estos consejos, ¡verás como al final no es para tanto!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies