¿Cuáles son las neveras más eficientes?

Si estás pensando en adquirir una nevera nueva, es conveniente que antes conozcas cuáles son los aspectos en los que debes fijarte para saber escoger un frigorífico eficiente. En este artículo resolveremos todas tus dudas a ese respecto y te proporcionaremos algunos otros trucos que te ayudarán a hacer un uso más eficiente en general de la nevera y del congelador, para que tu frigo se convierta en el más eficiente.

Uno de los aspectos más a nuestro alcance para hacer tu nevera más eficiente es ajustar la temperatura a los grados correctos. La mayoría de los usuarios acostumbra a poner en la nevera y en el congelador una temperatura más extrema a la que en realidad necesitan estos aparatos, y la mayoría de las veces se hace por puro desconocimiento. De este modo, se derrocha energía de manera absurda, con el consiguiente aumento en la factura de la luz. La temperatura ideal para la nevera está entre los 2 y los 5º C, y la del congelador, alrededor de los -16º C.

Gasto según la organización

Independientemente de la nevera que escojamos para nuestro hogar, para hacer un uso eficiente de la misma no solo hay que tener en cuenta el uso energético que esta hace (aunque sea uno de los elementos más importantes), también deben considerarse aspectos que atañen a la organización, como el orden y la limpieza, pues ambos nos ayudarán a reducir el gasto a final de mes:

  • El orden

Aunque te parezca sorprendente, el orden que mantengas de los diversos alimentos dentro del frigo también puede afectar a tu gasto a final de mes. ¿Te has parado a pensar la cantidad de comida que acabamos tirando por estar en mal estado? España es uno de los países que más comida deshecha. Acabemos con esta mala costumbre y aprendamos a ordenar nuestro frigo para que los alimentos no se caduquen antes de consumirlos. Verás como de este modo consigues reducir el gasto de la compra de alimentos a final de mes.

Una de las reglas más básicas a este respecto es colocar los alimentos que antes van a caducar en “primera línea”, es decir, delante del todo, para que sean los que antes veamos y no queden olvidados al fondo de la nevera echándose a perder por simple olvido.

Recuerda, además, que las carnes y los pescados crudos deben estar en la parte más fría de la nevera. Si dispones de un cajón acondicionado para estos grupos de alimentos, aprovéchalo, si no, la parte inferior de la nevera es la más fría. Otros alimentos frescos como la verdura y la fruta deben ir en los cajones destinados para ello. La comida ya cocinada necesita menos frío, por lo que puedes colocarla en las repisas superiores.

  • La limpieza

Y con limpieza no solo vamos a referirnos a que tu frigo esté limpio, sino a que también lo mantengas libre de escarcha. Si no tienes la suerte de contar con una nevera o congelador no frost, no vas a librarte de la tarea de descongelarlo cada cierto tiempo, no existe una asiduidad fija, pero deberás hacerlo cuando el hielo de las paredes alcance el medio centímetro de grosor, aproximadamente.

Para descongelar el frigo dispones de varios métodos, pero nosotros te recomendamos que lo hagas con un secador de pelo, es el recurso más rápido, sin duda. También puedes hacerlo con un ventilador, o simplemente dejando que se descongele solo.

Si vas a limpiarlo en profundidad (algo que debes hacer cada seis meses como mínimo), recuerda que puedes hacerlo con remedios naturales, como bicarbonato o vinagre. Con esos métodos quedará igual de limpio y libre de bacterias que utilizando un producto químico específico para la limpieza de estos electrodomésticos.

Cómo comprar un frigorífico eficiente

Identificar a los frigoríficos eficientes del mercado es muy sencillo, la clave está en fijarse en la etiqueta de eficiencia energética del frigo.

Las neveras y congeladores más eficientes son los identificados con la letra A, siendo A+++, la mejor categoría, porque es la que hace un uso más eficiente de la energía, es decir, consume menos. Por lo que, la próxima vez que compres una nevera o un congelador, fíjate bien en la etiqueta de eficiencia energética.

A este respecto es importante mencionar que los frigoríficos americanos, que tan de moda están en la actualidad, pueden hacer un consumo mayor de energía. Este hecho se explica por el depósito de agua, un extra que debería considerarse a la hora de adquirir un frigo de estas características.

¿Sabías que la nevera y el congelador acaparan una buena parte del consumo total de la factura de la luz? Y es que además de ser dos de los electrodomésticos que más luz consumen, son los únicos que están funcionando en nuestras casas las 24 horas del día, ¡y todos los días del año! Es por ello que resulta imprescindible una elección adecuada a la hora de comprar uno nuevo, es decir, escoger un frigorífico eficiente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies