2ª mano: sí o no

A veces por determinadas circunstancias como puede ser una reforma de la cocina, o un cambio de domicilio a un piso nuevo, tenemos que hacer una gran inversión en la compra de todos los electrodomésticos. Una solución para no gastarnos tanto dinero sería comprar electrodomésticos de segunda mano.
Es una opción tan factible como otra cualquiera y de hecho creo que cada vez tiene más adeptos, aunque también es cierto que no todo el mundo termina de confiar en este sistema.
Hoy en día todo lo que compramos es susceptible de volver a venderse, desde una casa, un coche, nuestra ropa, el móvil y también por supuesto los electrodomésticos.

Existen cientos de páginas webs y apps especializadas en este tipo de compra venta y sin duda funcionan realmente bien. ¿Quién no ha comprado alguna vez algún producto de segunda mano en Wallapop o en Mil anuncios? El que no lo haya hecho que levante la mano. Y al igual que éstas que he citado seguro que conocéis muchas otras.
El mundo de la segunda mano está a la orden del día. Si tienes algo que ya no usas pero que funciona correctamente o que todavía sirve, ¿por qué no vas a venderlo? Y en consecuencia ¿por qué no vas a comprarlo?
El “claro que sí guapi” que puso de moda una web de ropa de segunda mano, hizo que estas apps y plataformas subieran mucho en las tendencias de búsqueda, sobre todo de los más jóvenes. Aunque como digo “no solo de ropa vive el hombre”, y en las tiendas de segunda mano (webs, apps, etc.) puedes encontrar cualquier cosa que busques.

¿Te arriesgarías?

Estoy convencido de que muchos de los que estáis leyendo esto habéis comprado alguna vez algún producto de segunda mano, yo personalmente he comprado ropa y libros, sobre todo. La experiencia ha sido satisfactoria siempre y el resultado es que he conseguido aquello que estaba buscando, pero a un precio mucho más asequible.
El problema viene cuando el producto que queremos comprar no es una simple camisa o unos pantalones, sino un electrodoméstico. Es evidente que, aunque vayamos a pagar menos que si comprásemos uno nuevo, el desembolso será mucho mayor que si compramos un par de libros, y esto siempre asusta un poco. Es aquí donde empezamos a desconfiar.

Es una compra que no tiene por qué salir mal, no obstante, esto nos preocupa menos cuando nos gastamos una cantidad pequeña, pero empieza a generarnos más inquietud cuanto mayor sea la inversión que necesitamos hacer, aunque también es cierto que no es lo mismo comprar un electrodoméstico pequeño como una tostadora o una batidora, que comprar una lavadora o un lavavajillas.
Está demostrado que nuestra confianza va en aumento cuando ya hemos tenido experiencias positivas anteriormente, pero si es la primera vez que vamos a comprar un electrodoméstico de segunda mano, siempre tenemos muchas dudas.

Si es tu caso seguramente hay pasado por tu cabeza la posibilidad de que el electrodoméstico no funcione correctamente y por eso lo vendan. Sin embargo, aunque en esta vida hay gente para todo, esto no suele ser lo habitual. El hecho de que alguien venda un electrodoméstico a través de una aplicación móvil como puede ser Wallapop, puede deberse a muchos motivos, por ejemplo, que se cambia a un piso con electrodomésticos nuevos y vende los suyos porque funcionan perfectamente.

¿Puedo fiarme?

Aun así, es normal tener ciertas dudas y que este tipo de compra de productos usados nos genere ciertos recelos, por eso es muy importante tener en cuenta varias cosas para tratar de no equivocarnos.
Por ejemplo, si vas a comprar un electrodoméstico de segunda mano a través de una aplicación, como Wallapop que ya he mencionado antes o Vinted, asegúrate de la calificación que tiene el vendedor. Es decir, las personas que venden en estas apps suelen tener a la venta diferentes productos. Antes de decidirte a comprar, mira y lee las opiniones que han dejado otros usuarios respecto a su compra:  si es un vendedor fiable, si los productos se ajustan a la foto y descripción, si entrega en plazo, etc. Además, estas aplicaciones cuentan con un chat con el que puedes comunicarte directamente con el vendedor y transmitirle cualquier tipo de duda que tengas. Si es de fiar, responderá a tus preguntas sin problema.

Si prefieres aun así prefieres comprar tus electrodomésticos de segunda mano en alguna tienda o sitio web que no sea de un particular, también tienes varias opciones. Una de las más conocidas es Cashconverters. El funcionamiento de esta tienda es el siguiente: una persona acude con su producto, en este caso un electrodoméstico y una vez en la tienda, el aparato en cuestión es probado y testado por una persona que se asegura del buen funcionamiento del mismo. Una vez comprobado esto, le compran el producto y lo ponen a la venta de forma que cualquier persona pueda adquirirlo.
Es una manera de asegurarnos que el electrodoméstico que estamos comprando ha sido probado y que funciona.

Como ves, hay diferentes opciones si quieres decidirte por comprar electrodomésticos de segunda mano. Solo tienes que buscar un poco, comparar el precio del producto si lo comprases nuevo y comprobar si te compensa.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies