Escoger el mejor combi

Esto es un poco como si volviera a los inicios. Empecé en este blog hablando del rey de los electrodomésticos, el frigorífico. Y obviamente no podía dejar de hablar del combi, que es rey de este tipo de electrodomésticos en España. De vez en cuando hemos dicho alguna cosilla por aquí, pero nunca vienen mal pequeños revivals de resumen para volver a informar de las cosas que siempre hay que tener en cuenta y de las pequeñas novedades, que

El típico combi de toda la vida

El típico combi de toda la vida

algunas hay desde la última vez.

En todo caso demos un pequeño repaso a los que no sepan muy bien qué demonios significa eso de frigo combi. Es, básicamente, el que con toda probabilidad tengáis vosotros en casa: consta de dos partes, un frigorífico que lo más normal (en este siglo) es que se encuentre en la parte superior y un congelador que suele estar en… (adivina, adivinanza).

 

Organización y eficiencia energética

En mi opinión, la organización del interior del frigo y la eficiencia energética son los dos aspectos principales a tener en cuenta cuando compramos uno de estos mamotretos. Ambos aspectos inciden en dos beneficios fundamentales: la buena conservación de los alimentos y la buena conservación de nuestra cuenta corriente vía disminución en el gasto de la factura de la luz. A todo ello habría que sumarle unos pequeños deberes que tendremos que hacer con una cierta periodicidad. Son sencillos, pero en uno de ellos nos puede echar una buena mano el propio frigo: la función NoFrost. Esa función es, probablemente, la más importante.

Lo mejor de esta prestación, la NoFrost (que por cierto no tiene que ver que sea combi o no, ya que también la encontramos en otras tipologías) es la que impide que en el interior del frigo y del congelador se genere escarcha. Esa escarcha supone un freno enorme para el motor, por lo que el frigo, que tiene muchas ganas de funcionar bien, se ve obligado a meterse una tralla que no es nada sana. En otras palabras, la escarcha implica una saturación de trabajo del motor, lo que a corto plazo significa pagar más porque se gasta más cantidad de electricidad y a medio-largo plazo supone un importante desgaste del mecanismo del frigo. Por ello es tan importante la función NoFrost.

Pero volvamos a la organización. El combi en principio tiene una capacidad media (en función del modelo, claro está), pero ésta palidece ante la

Combi con (poco habitual) el congelador en la parte superior

Combi con (poco habitual) el congelador en la parte superior

megacapacidad del frigo americano. Este último, aunque lo normal es que sea más bajo, suele tener 30 centímetros de anchura más que los combis convencionales además de casi diez centímetros de media más de profundidad. Por eso resulta taaaaan importante que exista la posibilidad no ya de organizarlo todo correctamente, sino que se pueda organizar de una manera versátil. Para ello, lo mejor es que al margen de cómo se distribuyan las bandejas, cajones o baldas para bebidas, se pueda jugar con éstos de manera que podamos obtener espacios que a priori no estaban ahí para botellas altas o tartas grandes. En el momento de las celebraciones importantes ya entenderéis porque digo que esto es tan importante.

 

Tamaño del congelador

El tamaño del congelador es importante en función de lo mucho o poco que pensemos usarlo. Para unos usuarios que prevean estar habitualmente en casa no parece necesario tener un gran congelador, pero tratándose de un matrimonio que trabaja lejos de casa y no vuelve a comer con hijos que comen en el colegio, un congelador de buena capacidad sí se hace imprescindible.

Para hacernos una idea de la relación entre capacidades que existe entre congelador y nevera en un combi medio, pensemos que suelen estar entre los 80/220 (litros de congelador/frigo) de uno pequeño y los 95/250 de uno grande. En principio si en la casa no hay más de cinco personas, comprar un frigo americano parece siempre una medida un poco excesiva. Y dentro del formato combi, si en la casa hay entre dos y cuatro usuarios, bastaría con una capacidad de entre 200 y 250 litros.

Para ahorrar energía: una buena eficiencia energética y... un frigo bien ordenado

Para ahorrar energía: una buena eficiencia energética y… un frigo bien ordenado

Sobrepasar el tamaño de un frigo ya no implica sólo ocupar más espacio del que necesitamos, sino también gastar en la factura más de lo necesario. De modo que es muy importante ceñirnos a nuestra realidad. Pero en realidad, el gasto en ese sentido de un frigo va a ser siempre enorme si lo comparamos con cualquier otro electrodoméstico. Pensemos que los frigoríficos (cuando tienen congelador, vaya) constituyen un tercio del gasto en electricidad de una casa por término medio. Imaginaos lo que puede suponer un frigo que gaste menos. Pues al comprarlos os gastaréis más… pero lo acabaréis notando para mejor. A continuación podéis ver un listado con frigoríficos que tienen muy en cuenta la eficiencia energética (ya sabéis: A+, A++, A+++)

Bosch KGN39XI45

Balay 3KF6865X

Siemens KG39NXI42

Zanussi ZRB34315WA

Balay 3KSB6805

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies