La inducción, un invento aragonés

Me permitiréis que haga un poco de patria, porque lo suyo es que reconozcamos no sólo lo malo de nuestra tierra (y en España somos muy dados a eso) sino también las cosas buenas que hemos aportado al mundo. Una de las más recientes es la placa de inducción. Y sí, el título es muy claro al respecto: se inventó en Zaragoza. En palabras de uno de los catedráticos que diseñaron el nuevo invento:

“Teníamos que crear una superficie de vitrocerámica lo suficientemente fina como para que la bobina estuviera casi pegada al recipiente, disgregándose la energía”.

Cómo funciona una placa de inducción

Antes de meternos en harina, aclaremos algo. Estamos hablando en efecto de un invento que se gestó en Aragón, pero para dar fuerza al soporte científico de la Universidad de Zaragoza se unió el motor tecnológico de BSH. Recordemos que esta empresa engloba a marcas tales como –entre otras- Siemens, Bosch, Neff, Ufesa o… Balay. Y, casualmente, Balay tiene la mayor de sus plantas de fabricación de electrodomésticos en… Zaragoza.

Al final, fue en 1989 cuando comenzó el proceso de fabricación de esta nueva aventura. Y en realidad, la empresa no era tan… aventurada (ahora es muy fácil decirlo), si tenemos en cuenta que ni treinta años después, casi la mitad de las cocinas europeas cuentan con uno de estos aparatos.

Vamos al tema en cuestión: ¿cómo función Bueno, yo no soy científico y esto entraña una desventaja y una ventaja? La desventaja es que, por más que me interese, hay determinados conceptos que yo no manejo con gran fluidez (los conceptos científicos, sin ir más lejos). La ventaja es que, como me cuesta lo mío entenderlos, intento transmitirlos para personas como yo (en otras palabras, de la manera más sencilla posible). Dicho esto, el principio en que se basa es la Ley del físico y químico londinense Michael Faraday (1791-1867). Estas placas crean un campo magnético ¿Por qué un campo magnético? Porque así se genera calor. ¿Pero cuándo? Cuando se produce un contacto con un recipiente metálico, y no de cualquier material, sino de uno que contenga elementos ferromagnéticos (breve inciso: los recipientes fabricados con estos materiales vienen convenientemente marcados con un signo). De no ser así, ese campo magnético nunca entraría en acción. El caso es que ese calor se crea sólo en la parte de contacto. Es decir, en la olla, sartén o cazo.  Y esto no es un tema baladí, porque al calentar sólo esa superficie lo que conseguimos es evitarnos muy buenas posibilidades de quemarnos fuera del recipiente en cuestión. En definitiva y para no marear más la perdiz: ¿inducción? ¿magnetismo? En resumen: “todo campo magnético induce una corriente eléctrica”.

Si el recipiente lleva esta marca es válido para la inducción

Si el recipiente lleva esta marca es válido para la inducción

Cuatro diferencias entre una inducción y una vitro

Las hay, y ¡vaya si las hay! Por eso está triunfando tanto desde su implantación. Vamos allá.

La transmisión de energía de la placa de inducción tiene una eficiencia energética del 84% en comparación con el 74% de las cocinas vitrocerámicas. La fuente es el Departamento de Energía de Estados Unidos. Dicho de otra manera, una placa de inducción (que es ciertamente más cara que una vitro convencional) ahorra un 10% de energía respecto a su competidora.

La inmediatez. No tiene naaaada que ver la velocidad de cocción de una placa de inducción con la de una vitrocerámica. Es el Real Madrid jugando contra la Ponferradina.

Lo he dejado caer antes, pero la seguridad es muchísimo mayor, porque la superficie sólo se calienta en contacto con materiales ferromagnéticos. Así que si no eres un androide o un cyborg tu superficie cutánea no corre peligro.

Fácil limpieza. En el caso de que un líquido se derrame es infinitamente más fácil de limpiar con una bayeta que si cae sobre una vitro. En ese caso, ¡a rascar tocan!

Y alguna diferencia más (ventajas y desventajas) podréis encontrar en otros post de este Blog. Aquí os pongo un enlace comparando vitros, placas de inducción y cocinas de gas. ¡Que lo disfrutéis!

 

2 comentarios

  1. Begoña. 21/04/2016
    • Pedro 23/04/2016

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies