La lavadora, ese gran desconocido

¡Uau! Qué misterio. Pero en el fondo es una verdad como un templo. La lavadora tiene algo que repele a mucha gente desde que el hombre es hombre. ¿Qué será, será? ¿Sabemos usar un horno? Pues igual sin sacarle todo el partido del mundo, pero en líneas generales la respuesta es sí. ¿Y una vitro o placa de inducción? Pues, hombre, son cuatro botones y basta con no quemarnos, así que la respuesta es sí. ¿Frigo y congelador cómo lo llevamos? ¿Es eso que se abre una puerta y metes la botella de agua? Pues entonces bien. Sí, sabemos usarlos. Pero ¿qué diablos pasa con la lavadora?

Creo (esto es sólo una opinión) que el motivo por el cual en general somos más patanes con una lavadora en las manos es no tanto la mayor complicación de los mandos y programas como el tipo de productos que maneja. Es decir, un mal uso de un lavavajillas puede tener como resultado un mal lavado, y eso se puede subsanar con facilidad volviendo a lavar la vajilla. Y en todo caso, si se rompe un plato tampoco se hunde el mundo. La ropa es harina de otro costal: si la lavadora no se usa bien, puede que no haya marcha atrás.

 

Seleccionar el mejor programa

 

Esto depende del material del que esté echa la ropa, no obstante lo cual siempre hay que echar un vistazo al manual de instrucciones, por poco apetecible que nos resulte hacerlo. Hagamos un breve barrido – resumen extraído de la web de Bosch, que es como los electrodomésticos de los que habla, una de las mejores. La verdad es que en este y otros campos da siempre muy buenas pistas, así que aconsejo encarecidamente que le echéis un vistazo, porque lo que dice amplía en profundidad la información y los supuestos que veréis aquí. De momento, veamos los programas más importantes:

Algodón: las ropas de colores tendrían que estar a un máximo de 60⁰, mientras que para las blancas hay que seleccionar entre 60⁰ y 90⁰. Se puede poner la carga máxima de la lavadora.

Sintéticos: estos tejidos son menos resistentes, de modo que la temperatura de lavado tiene que ser inferior. Como máximo 60⁰ y, atención, sin llegar a cargar la lavadora del todo.

Delicado / Seda: en primer lugar, hay prendas tan delicadas que, directamente, no pueden ni entrar en la lavadora (la correspondiente etiqueta

¡Mucho cuidado con las prendas sensibles como la seda!

¡Mucho cuidado con las prendas sensibles como la seda!

informa al respecto). Y en el caso de que sí se puedan meter en la lavadora, hay que tener mucho cuidado de no mezclarlas con prendas más ásperas, porque el roce podría ser perjudicial. La carga máxima es de dos kilos, y por culpa de cosas así este es el electrodoméstico que más miedo da usar, como decía arriba (teoría mía, haréis bien en pasar de ella).

Ropa de sport: realmente no acumulan suciedad, sino olor a humanidad, por lo que no necesitan de un programa muy rápido. Por cierto, nada de suavizante.

Lana: el programa hace varias paradas, sin las cuales la ropa se apelmazaría, pudiendo estropearse.

Ropa oscura: lavado y aclarado emplean mucha agua para eliminar restos indeseados. No obstante, para evitar la formación de rayas, conviene lavarlas del revés.

Camisas: se centrifugan lentamente para evitar arrugas. Cuidadito con las blusas de seda (echad un vistazo un poco más arriba).

Programas automáticos: los hay (casi) para todos los gustos. La lavadora (algunas) son inteligentes y saben cómo deben actuar con una u otra prenda. Eso sí, mucho cuidado con el peso de carga. Eso siempre hay que tenerlo presente, porque sobrecargar el aparato puede tener como consecuencia el inutilizarlo. De nuevo la web de Bosch echando un cable con un tema nada baladí: cómo saber lo que pesa la ropa que quiero lavar.

 

Ropa desteñida

 

 

Existen trucos pre y postapocalípticos. Esperando que no haya que usar nunca los segundos (porque hay casos sin solución), de momento creo que echar un vistazo a estos vídeos os puede ayudar. El primero es un comercial, pero la verdad es que como pasa a menudo: ¡¡son los mejores!!

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies