La mejor placa de inducción de 2017

Ah, las maravillosas placas de inducción. Si no estuvieran inventadas, alguien tendría que hacerlo. Pero como alguien ya lo hizo, pues todos contentos. Vamos a dar en esta entrada un repaso por lo mejor de lo mejor, teniendo en cuenta (¡eso siempre!) que los modelos que vamos a poner aquí tienen funciones y, sobre todo, críticas, contrastadas. Y todo eso, como hacemos siempre, sin dejar de lado el hecho de que no sean prohibitivos.

 

Modelos y precios de placas de inducción

El plan es el siguiente: aquí os proponemos tres modelos, enlazamos a las webs de los fabricantes y os resumimos algunas de sus características principales. Esperamos que os sean útiles (y si están aquí es porque en varios foros de usuarios hemos leído que sí lo han sido para sus propietarios).

 

Balay 3EB917LQ

Partimos de la base de que Balay es en mi opinión el paradigma de la marca que fabrica productos para la inmensa mayoría de los bolsillos pero de una calidad más que competitiva (y las dos cosas no siempre van de la mano), además de que su servicio técnico abarca toda la geografía española.

Vamos al lío por lo que más nos interesa, que es el control: este modelo tiene diecisiete niveles de cocción en cada una de las tres zonas. De las cuales dos tienen la función de control de temperatura del aceite. Además, una zona es gigante con 28 centímetros de diámetro. Muy importante: esta placa de inducción tiene programación de tiempo de cocción y función de alarma con duración de aviso regulable (por seguridad no será). Aviso que, por cierto, para quien no le interese tenerlo, también se puede desconectar.

Este modelo tiene la posibilidad de limitar la potencia total de la placa y, por supuesto, el bloqueo para niños (se puede elegir también el tipo de bloqueo, dependiendo de que lo queramos permanente o durante un tiempo determinado). Para mayor seguridad, tiene indicador de dos niveles de calor residual. Además tiene un diseño muy fino y una gran resistencia, ambas cosas por sus perfiles biselados.

Y acabo ya con la 3EB917LQ diciendo que en varias webs especializadas en electrodomésticos encuentro este modelo mencionado como el de la mejor relación calidad precio del mercado. El precio absoluto es algo más alto que la media, pero los resultados son muy bien valorados tanto por expertos como por público final.

Balay 3EB917LQ

Balay 3EB917LQ

Electrolux EHH6332FOK

Esta placa está hecha en vidrio y cerámica, por lo que el usuario que quiera la puede tener (visualmente) como nueva aunque tenga varios años: es no sólo fácil de limpiar sin o también muy agradecida, porque retiene el brillo aunque le caiga encima una tonelada de barro. Bueno, quizá eso último sea un poco exagerado.

Otra de las grandes bazas de este modelo es que es de los más intuitivos del mercado en cuanto a mandos de cocción. Además, la función Booster implica una inyección de energía extra sobre todo en los primeros momentos del encendido, lo que significa un tiempo de cocción mucho menor.

La función Stop&Go es muy útil para los que tenemos hijos (es decir, interrupciones continuas), porque permite detener durante un momento la cocción y reanudarla luego con los mismos parámetros que tenía. Es decir, el pause de la cadena de música llevado a la cocina. Tiene también un programador de fin de cocción, que de manera automática desactiva el aparato cuando lleva 99 minutos funcionando. Informa además del tiempo que le queda para completar la cocción.

Electrolux EHH6332FOK

Electrolux EHH6332FOK

Bosch PID631B17E

Tiene una prestación muy parecida a la que hemos visto en el modelo anterior, que inyecta más potencia para acelerar el proceso de cocción, la llamada Función Sprint (ojito: reduce el tiempo de calentamiento hasta en un 50%). También como hemos visto en la Electrolux, su manejo es sumamente sencillo. El culpable es el control TouchSelect.

En varios aspectos se asemeja a la Balay, con hasta 17 niveles de cocción, la posibilidad de limitar la potencia total de la placa o la programación de tiempo de cocción para cada zona y avisador acústico (estos modelos son eso, modelos, lo que en términos más amplios significa que sus funciones son compartidas con muchos otros aparatos. Esta entrada no pretende ser otra cosa que una pequeña orientación de las posibilidades que se ofrecen en el mercado).

Ah, ¡y que no se nos olvide! Está en el top de las zonas de cocción extragigantes con la zona Maxx de 32 cm de diámetro.

 

Y la Bosch PID631B17E

Y la Bosch PID631B17E

Cocinar con inducción ¿sale más caro?

No, claro que no. Otra cosa es que su precio sea más elevado si lo comparamos con una vitro en el momento de comprarla. Pero es que una de las ventajas de las placas de inducción es, precisamente, que cocinar con ellas sale mucho más barato.

La razón es obvia y con los modelos que hemos presentado (la Función Sprint de Bosch y la Booster de Electrolux) ya habéis podido ver por dónde van los tiros: calientan mucho más rápido. Es decir, que están mucho menos tiempo encendidas. Siempre se pone el ejemplo más típico del mundo, pero es que es el más descriptivo, la cocción del litro de agua en la mitad de tiempo con la inducción frente a la vitrocerámica.

Además, aunque bien es cierto que esto ya lo encontramos en modelos que se nos van un poco de precio, las zonas flexibles y la Inducción Total ahorran en tanto que la superficie de cocción se adapta con total exactitud al tamaño del recipiente, de manera que nunca gasta más de lo debido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies