Cómo limpiar bien el suelo

El suelo que pisas en tu casa puede ser un reflejo de cómo la tienes de limpia. Tus invitados seguro que se fijarán en el suelo para dictaminar lo limpia que está tu vivienda. No les des el gusto de ver el suelo sucio. Debes de esforzarte para mantener tu vivienda limpia, y que ofrezca un aspecto agradable a todos tus visitantes. Para esto lo mejor es que emplees los productos para limpiar la casa, adecuados. En el caso de los suelos debes de aplicar métodos diferentes en la limpieza de los suelos de las estancias húmedas, y de las secas. Descubre en qué consiste esta clasificación y cómo proceder a la limpieza de los suelos a continuación.

¿Qué podemos usar?

La lejía y el amoniaco son perfectos para los suelos con alicatado. Sin embargo a la hora de encargarse de los suelos de madera y tarima es preferible recurrir a otros productos para limpiar la casa, como los jabones especiales. En este punto debes de distinguir cuándo aplicar unos productos u otros, y cómo escoger dichos productos. En las estancias conocidas como húmedas, los baños, y la cocina la desinfección es lo más importante. En este tipo de estancias se prodigan los suelos con alicatado. En este sentido lo mejor para su limpieza es pasar primero la escoba y después pasar la fregona viene escurrida con una solución de lejía con agua. Si ves que hay muchas manchas en el suelo siempre puedes usar un chorrito de amoniaco con agua. Debes de recordar no mezclar nunca la lejía con el amoniaco. En las zonas secas, sin embargo, lo ideal es tratar de limpiar el suelo en seco, y sólo puntualmente fregarlo con la fregona bien escurrida, en una solución de agua con un jabón especial.

Aplica los productos, para limpiar la casa, apropiados en función de las superficies

Como se ha indicado anteriormente no es lo mismo encargarse de la limpieza del suelo de las habitaciones, las zonas de estar, y el pasillo, que de los baños y las cocinas. Debes de tener esto muy presente a la hora de escoger los diferentes productos para limpiar la casa. Frente a las zonas húmedas, la cocina y los baños, tienes las secas, en las que debes de englobar las salas de estar y los dormitorios. En las zonas donde hay grifos los suelos suelen ser de alicatado o microcemento. Este tipo de acabados deben de ser desinfectados con productos específicos, los más populares son la lejía y el amoniaco.

Las zonas secas reciben este nombre porque en ellas no suele haber grifos, y no son espacios donde se realicen trabajos, o procesamiento de alimentos. Los suelos en estas zonas de las viviendas suelen ser cálidos. La madera y la tarima son los suelos protagonistas. En este caso si visitas la droguería más próxima a tu casa encontrarás productos para limpiar la casa eficientes. Una buena solución son los jabones especiales, para usar con agua en superficies de madera. Descubre a continuación cómo utilizar cada uno de estos productos. De esta manera lograrás mejorar la impresión que tu vivienda causa en las visitas.

  • Deja los suelos del baño como nuevos

La desinfección de los cuartos de baños y de la cocina hay que tomársela muy en serio ¿Sabes cómo hacerlo? A la hora de abordar la limpieza de estas estancias necesitas productos para limpiar la casa eficientes. La lejía es el producto más popular. Gracias a ella puedes desinfectar y dejar como nuevos los suelos de tu vivienda. A la hora de aplicarla es necesario que primero barras el suelo para quitar cualquier pelusa y suciedad sólida que esté en el suelo. A continuación llena el cubo de la fregona con agua tibia y ponle un chorrito de lejía. Así puedes pasar la fregona por toda la estancia. Aclara la fregona tantas veces como sea necesario. Verás que así dejas los suelos impolutos.

  • Elimina la suciedad de los suelos de las zonas secas

En el término de zonas secas suelen englobarse las habitaciones y las zonas de estar de la casa. Para limpiar los suelos en estas dependencias sólo tienes que emplear productos para limpiar la casa que se adecúen a estas superficies. El jabón líquido neutro es un buen recurso. Para aplicarlo sólo tienes que seguir estos pasos. Lo primero es aspirar bien el polvo y las pelusas del suelo, puedes ayudarte de una aspiradora comercial. A continuación debes de poner un poco de agua en el cubo de la fregona, y poner en esta agua, tibia, a poder ser, la medida del tapón del jabón, con el jabón que contiene. Mezcla el agua y el jabón hasta tener espuma y entonces aplica la fregona muy bien escurrida en toda la superficie del suelo. Así eliminarás las manchas respetando la composición y entereza de la madera del suelo. Es un método sencillo para lograr tener tu casa limpia, y en perfectas condiciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies