¿Limpias tu lavavajillas?

A veces caemos en el error de pensar que como la lavadora y el lavavajillas son electrodomésticos destinados a la limpieza de ropa y vajilla, siempre están limpios, pero nada más lejos de la realidad. ¿Pero cómo no van a estar limpios si están en contacto constante con agua y jabón? Pues no, no lo están. Es cierto que están en contacto con estos productos, pero en ellos lavamos ropa sucia cuya suciedad se queda en el tambor, los filtros, etc. en el caso de la lavadora, y vajilla con restos de comida que también ensucia nuestro lavavajillas.

Una de las mejores formas de mantener a raya esta suciedad es realizar una limpieza con vinagre.

Sí, el vinagre no solo sirve para aliñar tus ensaladas, también puedes utilizarlo para la limpieza de tus electrodomésticos. Eso sí, utiliza vinagre blanco y no otro. Mi consejo es que tengas un vinagre para cocinar y otro específico para la limpieza, así no habrá equivocaciones.

Sin duda, el lavavajillas es uno de los electrodomésticos que más protagonismo cobra en las cocinas actuales. Ya pocos son los que elijen fregar los platos a mano, de hecho, está demostrado que hacerlo así tiene un consumo mucho más grande de agua, cosa que al final, afecta a nuestro planeta y a nuestro bolsillo.

Pues bien, cuanto más usamos el lavavajillas mayor importancia cobra su limpieza. De esta manera nos aseguramos de que nuestra vajilla sale en las mejores condiciones y que el electrodoméstico nos ofrece el mejor rendimiento, alargando en consecuencia también su vida útil.

Problemas de desagüe en lavavajillas

Lo que debes tener claro es que el lavavajillas en ningún caso se limpia solo con el agua que circula en su interior cuando lava los platos. Debes utilizar productos específicos para limpiarlo y puedes encontrarlos en los supermercados o bien en las webs de electrodomésticos.
Sin embargo, también podéis utilizar productos naturales, que además de ser más baratos, también son más ecológicos. En este caso, como ya hemos dicho, usaremos el vinagre.

Además, en el manual de instrucciones de vuestro lavavajillas también encontraréis recomendaciones y consejos de cómo realizar el mantenimiento y limpieza del mismo. Podéis ver un ejemplo aquí.

Cuando introducimos los platos al lavavajillas es inevitable que caigan restos de comida. Es cierto que quizá podríamos reducir este riesgo aclarando los platos previamente, pero esto es un error. Me reitero en la afirmación de que lavar los platos en el lavavajillas es más económico que hacerlo a mano, pero si antes de introducir los platos en el electrodoméstico les damos un aclarado, estamos malgastando agua innecesariamente, además de que el lavavajillas necesita encontrar suciedad en los platos para realizar bien su trabajo.

Aunque tu intención con el aclarado sea eliminar cualquier resto de comida, no lo hagas. Basta con que elimines estos restos ayudándote de una cuchara de madera, por ejemplo, para tirarlos a la basura. Es cierto que de esta manera es más fácil que pueda quedar algún resto de comida o suciedad que luego queda dentro del lavavajillas, pero creedme, esta es la mejor forma de hacerlo.

¿Cuál es la mejor forma de limpiarlo?

Y para evitar que esos posibles restos de suciedad y comida pasen a los filtros, desagües, etc., es vital realizar la limpieza de la que hablamos.
Puedes realizarla en unos sencillos pasos:

Primero vacía tu lavavajillas y asegúrate de eliminar cualquier resto de comida o de detergente incrustado que puedas encontrar. Hazlo frotando suavemente con un paño. Después limpia tanto el exterior como el interior del electrodoméstico con una mezcla de vinagre y agua. El vinagre actúa de antiséptico y desengrasante, y además es un potente abrillantador. Una vez has pasado un paño humedecido con el agua y el vinagre, coloca el recipiente con dicha mezcla en la parte superior donde colocas los vasos, y pon tu lavavajillas en marcha. Elige un programa con una temperatura de 65º y de al menos 30 minutos de duración. Te sorprenderás de los resultados.

Pero ahí no acaba todo. Si haces esto conseguirás que tu lavavajillas esté mucho más limpio, pero no debes olvidar nunca la limpieza del filtro y el desagüe, puesto que si acumulan mucha suciedad pueden acabar haciendo que el electrodoméstico no desagüe.
Para ello, no olvides colocarte unos guantes de goma por seguridad, y después extrae la comida que veas con tus manos, así como posibles cristalitos si los hubiera en el caso de que alguna vez se te haya roto algún vaso o copa dentro del lavavajillas.
Si limpias con regularidad el filtro y el desagüe de tu lavavajillas conseguirás una mayor eficiencia de tu electrodoméstico y por supuesto prolongarás su vida útil.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies