Lo último en refrigeración

Vamos allá con lo último en refrigeración, por la cosa de no quedarnos fríos (¡Festival del Humor!) Ya sabemos que en este campo los fabricantes nos sorprenden con cierta frecuencia con sustanciosas novedades. Lo más importante siempre va a ser, por supuesto, que el frigo conserve en condiciones, como Dios manda. Y en esa parte se invierte la mayoría de los empeños de las marcas. Pero algo que no es menos importante, porque al fin y al cabo implica que podemos bajar menos veces a hacer la compra (y por lo tanto conservar la comida durante más tiempo en la nevera) es el espacio.

Tanto orden para unas latas... me parece excesivo

Tanto orden para unas latas… me parece excesivo

Flexibilidad en almacenaje.  Los cajones coolbox.

Esto quizá sea menos una cuestión de ingeniería, pero es vital: el espacio. Y el espacio se consigue, además de (perdón, no es que quiera insultar vuestra inteligencia con esta obviedad) partiendo de la base de una capacidad grande, contando con que el interior de nuestra nevera sea móvil. Y con esto ¿qué queremos decir? ¿Que con el frigo se pueda llamar a tu novia? No, de momento, no. Pero sí que siempre será conveniente que sus baldas centrales, los cajones y las baldas pequeñas de la puerta, se puedan retirar llegado el momento. O, en todo caso, se puedan regular en altura, extender o contraer. Se trata de crear sitio suficiente para los momentos en que nuestro electrodoméstico no aguanta más y nos vemos obligados a amontonar alimentos de maneras peor que forzadas. (¿a quién no le ha pasado? Compras una tarta que te venden en una caja enorme y la tienes que rodear de latas de cerveza, botellas de coca cola y almacenar platos de embutido sin que nada se destruya entre sí. ¡Y al final una parte de la maldita tarta siempre acaba pegada a las paredes de la caja! Bueno, pues a mí sí que me ha pasado, y más de una vez).

Con una buena distribución de los alimentos se puede evitar esto

Con una buena distribución de los alimentos se puede evitar esto

A lo que vamos, lo que nos hace falta es no sólo un frigorífico grande, que sí, sino uno en el que podamos modificar el espacio según nos convenga, o en el que podamos crearlo. Me explico: así como cada vez hay más frigos que ya cuentan con las funciones de las que he hablado y tienen bandejas telescópicas y baldas regulables en altura, todavía nos podemos hacer con accesorios y complementos que sacan de donde no hay. El mejor ejemplo es el botellero que se puede dejar pendiente de una balda. De ese modo, se pueden colocar, tumbadas, varias botellas en un espacio que antes no existía o, mejor dicho, con el que no podíamos contar hasta ahora.

Respecto a los cajones coolbox, probablemente muchos no hayáis oído hablar de ellos. Son una propuesta de Siemens para la conservación de las carnes y pescados. Al enfriarse rápidamente los alimentos que metamos en este cajón y para que todos nos entendamos, se produce una inmediata masacre de bacterias. Que es lo que evita el rápido deterioro, pues al fin y al cabo se trata, básicamente, de no dar alas a esos bichos. Pero es que, y volviendo al tema del espacio, cuenta con unas guías telescópicas llamadas easySlide, que hacen posible la extracción al 100% del cajón (sin dar con él en el suelo). Esto, además de permitirnos operar en el interior del cajón con mayor facilidad y en menos tiempo (lo que en definitiva es sinónimo de menos gasto) a la hora de distribuir y almacenar correctamente la comida, nos permitirá también hacer lavados del cajón en profundidad de una manera mucho más cómoda.

 

¿Cuánto tiempo se conservan los alimentos?

Esto es lo más importante de todo, y es que sobre todo es lo que necesitamos en uno de estos electrodomésticos: que sin perder propiedades alimenticias (¡eso es muy importante!) se conserven durante el mayor tiempo posible. En el caso de esta función coolBox, carnes y pescado se conservan de media el doble de tiempo de lo que les correspondería en un frigorífico tradicional o que no contara con la misma.

No obstante cada marca presenta su innovación al respecto. Son malos tiempos para la lírica, pero buenos para la conservación de alimentos, y es que los principales fabricantes se lo están trabajando mucho. Por poner algún ejemplo que es posible que no os sea del todo desconocido, nos encontramos con VitaFresh, de Bosch y Neff que multiplica por tres el tiempo de conservación, en este caso, de frutas y verduras. De momento no han logrado la inmortalidad alimenticia, pero todo se andará. Por ahora, sólo un par de consejos: si vais a comprar un frigo, que podáis jugar con su espacio interior, y que tenga cajones que prolonguen la ejem… vida… de los alimentos. ¡¡Vuestro frigo será muchísimo más útil!!

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies