¿Para qué sirve un seguro de electrodomésticos?

Comprar un electrodoméstico supone un desembolso importante y, como siempre que hacemos una inversión importante, parece que nos quedamos más tranquilos si acompañamos la compra con un seguro.

No es plato de buen gusto que se nos estropee un aparato que usamos a diario. Seguro que lo has comprobado en más de una ocasión. No sabemos vivir sin lavavajillas y mucho menos sin lavadora o frigorífico. Además tienen siempre el don de la oportunidad y habitualmente se estropean en el peor momento posible echando al traste todos nuestros planes.

La verdad es que nunca es buen momento para que se estropee un electrodoméstico. Cuando eso ocurre queremos que un técnico solucione la incidencia cuanto antes y que no nos cobre una fortuna por ese servicio.

Por eso las empresas de seguro, que tienen productos para todos, también tienen un servicio de reparación de electrodomésticos de gama blanca, que cubre lavadoras, lavavajillas, placa de inducción o vitrocerámica, campana extractora o el horno.

Mapfre, por ejemplo, es una de estas empresas que cubre la reparación de electrodomésticos, un servicio que incluye la reposición de las piezas y la solución de la incidencia.

¿Qué te cubre?

¿Cómo funciona? Una vez notificado la avería, un técnico se desplaza hasta el hogar para comprobar el daño y solucionar el problema. Puede ocurrir que en la primera visite arregle el aparato o que necesite volver una segunda vez con la pieza necesaria si la incidencia es más complicada.

Pero si vas a contratar un seguro así debes saber que no incluye un número ilimitado de incidencias, sino una cantidad determinada. Muchas casas de seguros ofrecen dos reparaciones al año para arreglar una avería que puede ser mecánica, eléctrica o electrónica e incluyen tres horas de mano de obra de un técnico cualificado. Consideran que este tiempo es suficiente para cubrir la incidencia pero puede haber alguna excepción.

Estos seguros suelen incluir el precio de la reposición de las piezas necesarias para arreglar el daño, pero estas no siempre son fáciles de encontrar. Por tanto, desde aquí, aconsejamos comprar siempre marcas conocidas que tengan una cobertura de servicio técnico amplia para no tener problemas después a la hora de localizar las piezas que necesitemos.

En resumen, un seguro de electrodoméstico cubre:

– Un número determinado de averías al año en electrodomésticos. (No te olvides de preguntar la cantidad cuando vayas a contratarlo).

Electrodomésticos de gama blanca, esto es lavadoras, frigoríficos, campanas, hornos… Quedan excluidos los pequeños electrodomésticos como el aspirador o una batidora.

– Habitualmente el precio de las piezas están incluidas en el servicio de reparación de electrodomésticos.

De todas formas, al margen de los servicios que ofrecen las casas de seguros, los propios fabricantes de electrodomésticos cuentan con un servicio técnico con una buena cobertura. Es el caso, por ejemplo, de Balay, Siemens o Bosch.

¿Qué te garantiza?

Balay por ejemplo garantiza tanto los materiales como la mano de obra de las reparaciones durante dos años y, además, tiene un servicio de tranquilidad balay que el cliente puede contratar.

Esta marca ofrece también una atención al cliente las 24 horas de los 7 días de la semana y la opción de registrar el electrodoméstico en el espacio Balay Contigo para acceder a toda la información sobre el aparato.

Por otro lado, la marca Bosch ofrece también un servicio técnico con muchas garantías y muy cómodo de usar. Se puede concertar online la visita de un técnico a través de su página web a cualquier hora y a cualquier sitio. La compañía analiza la solicitud de reparación con antelación y los repuestos necesarios para que el técnico pueda solucionar la incidencia en una sola visita.

La ventaja de acudir a un servicio oficial de la marca es que ésta te garantiza que usará repuestos originales de las fábricas, es decir piezas que han sido probadas y recomendadas para el electrodoméstico. Así tendrás la seguridad de que funcionará durante muchos años más como el primer día.

Como ves, las opciones que tiene el consumidor son muchas. Puede solicitar el servicio de una casa de seguro o acudir al servicio técnico del fabricante. ¿Te ha servido este post? Déjanos tus preguntas si han quedado dudas y trataremos de resolverlas en el mayor tiempo posible.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies