Procesador de alimentos vs Robot de cocina

En ocasiones la tarea de cocinar se nos hace cuesta arriba, pero no porque no disfrutemos con ella, o porque no tengamos los conocimientos suficientes para preparar las mejores recetas. A veces, es solo cuestión de tiempo, o, mejor dicho, de falta de él. Si este es tu caso, es hora de echar mano de los procesadores de alimentos.

Cuando disfrutas cocinando y te gusta hacerlo con mimo y al detalle, pierdes mucho tiempo en lavar, pelar, picar o trocear algunos de los ingredientes, y estas tareas requieren de un tiempo del que quizá no dispones. Por eso, y para no dejar de cocinar, lo más sencillo es contar con la ayuda de un pinche que realice estas tareas por ti, ahorrándote así mucho tiempo.
Pero pensar en un pinche, no necesariamente implica que necesites tener a alguien contigo en la cocina, ya que todo esto puedes hacerlo fácilmente y en poco tiempo con estos pequeños electrodomésticos.

Sin embargo, cuando acudas a comprarlo te darás cuenta de que existe una gran confusión con el término procesadores de alimentos, pero no solo por parte de los usuarios o compradores, sino también por parte de los establecimientos, ya que en la mayoría de los casos están englobados dentro de la misma categoría los procesadores de alimentos y los robots de cocina, cuando tienen funciones diferentes, y tendrás que escoger uno u otro dependiendo de las prestaciones que necesites en tu caso.

Robot de cocina y procesador de alimentos

Qué es cada cosa

Ambos electrodomésticos están catalogados bajo el término “pequeños electrodomésticos”, y ambos sirven como ayuda en la cocina para preparar tus recetas. Sin embargo, como citaba más arriba, tienen funciones diferentes y cada uno está concebido para necesidades distintas.
Mi consejo es que antes de acudir a comprar uno te asesores bien, en primer lugar, de qué es lo que tú necesitas, y, en segundo lugar, de qué es cada cosa. Es decir, para qué puedes utilizar uno u otro.
Así pues para intentar dejarlo lo más claro posible, os diré que la función de un procesador de alimentos es ayudarnos a gestionar nuestro tiempo en la cocina facilitándonos la tarea de la preparación de todos los ingredientes, mediante acciones como rallar, mezclar, moler o picar.

La gran diferencia de un procesador de alimentos es que hace todo esto en seco, es decir, no usaremos un procesador nunca para elaborar batidos o cremas, aunque la gran excepción es que sí podemos hacer cremas de frutos secos (sin añadir líquidos), cosa que, por cierto, no podremos hacer con ningún otro electrodoméstico.
La diferencia entre un procesador y una batidora, es que esta última necesita siempre de un líquido, o que los alimentos que vayamos a triturar, expulsen líquido al hacerlo.
Otra función del procesador de alimentos es que nos da distintas opciones de corte, grosores o tamaños en función de la cuchilla que utilicemos.

Por otro lado, un robot de cocina podríamos definirlo como un electrodoméstico que une las funciones de un procesador de alimentos y de una olla programable, es decir, prepara los ingredientes: pela, pica, ralla, tritura… y después los cocina. Sólo necesitas colocar todos los ingredientes ya preparados en el interior del robot y programar lo que vas a cocinar. Con la peculiaridad, además, de que puedes programarlo para que esté listo a una hora determinada. Es decir, puedes dejar todo listo dentro del robot cuando te marchas por la mañana al trabajo, y programarlo para que esté cocinado y listo justo en el momento en que vas a llegar a casa.
¿Conoces los robot de cocina MUM5 de Bosch? Para mí, uno de los robots más completos que podéis encontrar, que incluyen un montón de accesorios y están en diferentes colores. Además, a un precio muy asequible.

Principales funciones

Así pues, podríamos resumir que la gran diferencia entre un procesador de alimentos y un robot es que este último nos sirve para cocinar las recetas, mientras que el primero solo nos sirve para preparar los ingredientes.
Ahora solo debes valorar, qué opciones realmente necesitas, para saber cuál de los dos electrodomésticos es el que realmente necesitas.

Es evidente que, con cualquiera de los dos, vas a ahorrar un montón de utensilios en la cocina, puesto que, si no cuentas con ninguno de ellos, necesitarás una “herramienta” para cada ingrediente que necesites preparar. Un pelador para pelar, un picador, un rallador… Por lo que si lo que necesitas es un electrodoméstico que te evite todo esto, tu solución es sin duda un procesador de alimentos. En este caso yo destacaría el procesador de alimentos Kitchenaid.

Pero si lo que necesitas es que además de una ayuda en la preparación de todos los ingredientes, también te facilite la tarea de cocinarlos, deberías decantarte por un robot de cocina.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies