¿Qué es una cafetera italiana?

Los italianos son maestros cafeteros ¿sabes la razón? Durante años han logrado la fórmula perfecta para preparar café. Una cafetera italiana infusiona el café expresso de la mejor manera

Nadie cuestiona el gusto por el café de los italianos. En Italia el café es una bebida sagrada tanto en el desayuno de la mañana como para tomar a la tarde junto con unos pasteles o como colofón de una rica comida o cena. La manera de hacer café de los italianos ha sido emulada en toda Europa. De ahí el éxito que tiene la vieja cafetera italiana. Este equipo es ideal para preparar una infusión de café con todo el sabor de este grano. ¿Sabes en que hay que fijarse antes de comprar este accesorio de cocina?

Lo primero que sorprende de una cafetera italiana es su diseño. Estos equipos están fabricados en metal, normalmente en acero inoxidable y se adaptan a cualquier tipo de decoración. Su volumen es pequeño y no tendrás ningún tipo de problemas para incorporarlos en cualquier armario. Los actuales interioristas eligen dejar estos accesorios de cocina sobre la encimera o en alguna de las estanterías con puertas de cristal debido a su interesante y atractivo diseño. Pueden ayudarte a preparar un café exquisito pero también a dar una estética industrial y contemporánea a tu cocina.

Una cafetera italiana se desmonta rápido y tiene varias piezas para facilitar la infusión del grano del café fácilmente. Estas piezas gozan de gran solidez y si alguna se estropea siempre podrás encontrar recambios sin mayor dificultad. Lo más importante puestos en este punto es el de reconocer la marca del fabricante y comprar el repuesto según las mismas indicaciones. Verás que montar y desmontar este tipo de cafeteras no es una tarea difícil. Para hacerlo bastará con que esperes a que esté fría. Así podrás manipularla sin ningún tipo de riesgo.

El manejo de una cafetera italiana es muy sencillo. Estos accesorios de cocina emplean para la elaboración de café grano molido con lo que se hace esencial que tengas en tu casa un molinillo de café o que compres el grano ya molido. Los auténticos cafeteros prefieren comprar ellos mismos el grano del café para molerlo en casa. Esta opción es una buena idea si quieres disfrutar de un café puro en el que no hayan podido intervenir agentes externos. En muchas ocasiones a la hora de comprar café en grano se pueden adquirir paquetes con mezclas adulteradas que serán un perjuicio para disfrutar del auténtico sabor y aroma de este grano de origen caribeño.

Una vez que ya tengas el grano de café molido ya podrás añadirlo a la cafetera italiana. Para el grano la cafetera tiene un depósito específico. Cuando lo hayas llenado debes de incorporarle el agua apropiada y poner la cafetera al fuego. Los nuevos modelos de cafeteras son aptas para las cocinas de gas, para las vitrocerámicas y para las vitrocerámicas de inducción. Asegúrate si la cafetera de tu casa es apta para una placa de inducción ya que existen algunas que no tienen  la resistencia adecuada para este tipo de cocina.

El café se hará en unos minutos. Debes de servirlo caliente. Gracias al atractivo diseño de la cafetera italiana puedes llevarla a la mesa sin que desentone de tu vajilla. Una vez que esté fría y hayáis tomado su café tendrás que desmontarla para lavarle cada una de sus piezas. Emplea para ello una solución de agua con un poco de detergente lavavajillas. Verás que la cafetera vuelve a brillar y los restos del café se eliminan. Recuerda que la limpieza de este accesorio es vital para su buen funcionamiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies