Condensación o evacuación

La secadora es un electrodoméstico que cada vez con más frecuencia, encontramos en muchos hogares de nuestro país.
Si tú también estás pensando en comprar una, debes saber que existen diferentes tipos de secadoras: secadoras de condensación, secadoras de evacuación, y secadoras con bomba de calor.

Cada una de ellas tiene un funcionamiento diferente, y también repercute de manera distinta en tu factura de la luz, algo muy importante a tener en cuenta antes de decidirte por una o por otra.
Lo que sí debes tener claro, es que las secadoras han evolucionado mucho, y que hace un tiempo, cuando las primeras salieron al mercado, había muchos tejidos que no podían secarse en ellas, incluso los algodones encogían, por lo que no todo el mundo se atrevía a utilizarlas.

Hoy en día esto es muy diferente, y elijas el tipo de secadora que elijas, debes saber que están preparadas para cuidar tus prendas al máximo, por lo que no debes tener ningún miedo a utilizarlas.

Ventajas y desventajas

Las primeras secadoras que salieron a la venta funcionaban por evacuación. Su funcionamiento consiste en tomar aire del exterior, calentarlo mediante una resistencia eléctrica y una vez que este aire caliente pasa por el tambor para secar la ropa, lo expulsa al exterior caliente y húmedo. Esto hace que este tipo de secadoras necesite una salida de aire al exterior a través de una ventana, por ejemplo.

Este tipo de secadoras se fabrica cada vez menos, sólo por el hecho de que una de las ventajas de las secadoras de condensación frente a estas otras, es que enfrían y secan el aire antes de expulsarlo, por lo que no necesitan una salida de aire al exterior.

Las secadoras de condensación pues, toman el aire del exterior y lo calientan también mediante una resistencia eléctrica pasando por una serie de fases que podríamos resumir de la siguiente manera:

  • La secadora toma el aire del exterior por la parte trasera del electrodoméstico y lo calienta a través de una resistencia eléctrica
  • Después, ese aire caliente pasa por el tambor donde se evapora la humedad del agua y se seca la ropa
  • Al mismo tiempo, la secadora toma aire frío y seco del exterior, esta vez por la parte delantera.
  • Cuando el aire caliente y húmedo se cruza con el aire frío y seco, se enfría y la humedad que llevaba se condensa convirtiéndose en agua.

Por último, estarían las secadoras con bomba de calor, probablemente las más sofisticadas en cuanto a su funcionamiento. Pero no sólo eso, también son quizá las más recomendadas porque son las más eficientes.
Estas secadoras reutilizan el calor empleando la energía justa para secar la ropa, sin utilizar ninguna resistencia eléctrica. Su funcionamiento sería el siguiente:

  • La secadora hace circular el aire por el interior con ayuda de un ventilador.
  • El aire pasa por el calentador y un líquido refrigerante lo calienta.
  • Ese aire caliente sale del calentador y pasa por el tambor, donde hace que la humedad de la ropa se evapore, secándola.
  • El aire caliente y húmedo pasa al condensador, donde devuelve el calor al líquido refrigerante y se enfría.
  • El vapor de agua se condensa y el aire se seca.
  • Ese aire frío y seco sale del condensador y vuelve al calentador, donde el líquido refrigerante le transmite calor.
  • El calor se reutiliza y el ciclo comienza de nuevo.

¿Con cuál me quedo?

Algunas de las ventajas de las secadoras con bomba de calor respecto a las secadoras de condensación, es que secan a temperaturas inferiores, lo que hace que cuiden aún más tus prendas, sobre todo los tejidos más delicados.

Además de las diferencias en su funcionamiento, si has utilizado antes secadoras de condensación y cambias a una secadora con bomba de calor, notarás otros aspectos diferentes también, como por ejemplo que la ropa no sale tan caliente y, por lo tanto, la sensación de humedad en ella es algo mayor. Esto al principio puede parecer que es porque no seca igual, pero nada más lejos de la realidad. La ropa está igualmente seca, solo que da esa sensación al secarla a temperaturas más suaves.

No obstante, debes saber que también puedes modificar los ajustes para conseguir unos resultados a tu gusto, como por ejemplo seleccionar el programa seco plancha, seco guardar o extra seco.

En resumen, si necesitas comprar una secadora elige entre secadora de condensación o con bomba de calor ya que como te decía al principio, las de evacuación ya apenas se fabrican. Pero si realmente lo que buscas es un electrodoméstico eficiente y con los mejores resultados, yo te recomiendo que te decantes por una secadora con bomba de calor.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies