Tecnología no frost en frigoríficos

Las neveras no Frost fueron la revolución de los frigoríficos en nuestras cocinas. Supusieron en primer lugar, un ahorro en cuanto al tiempo, pero también una opción para reducir el consumo. Esto es porque este tipo de frigoríficos evitan que la escarcha de hielo se acumule en el interior de las paredes.

Más allá del inconveniente que supone la formación de hielo respecto a la necesidad de eliminarlo descongelando el frigorífico, también hace que las bacterias y otros microorganismos aceleren la descomposición de los alimentos, es decir, hace que se conserven en peores condiciones.

En qué consiste

La tecnología No Frost, consiste pues, tal y como ya he mencionado en evitar que la escarcha de hielo se quede adherida en las paredes del interior del frigorífico. Para ello, utiliza un conducto de aire que evita la acumulación del hielo, y por lo tanto, la escarcha se puede deshacer de forma rápida y eficiente.
Gracias a esta tecnología, tanto el frigorífico como el congelador se descongelan automáticamente y por lo tanto, suponen un ahorro de tiempo entre otras ventajas, como por ejemplo, que al no producirse escarcha se mejora la eficiencia energética del frigorífico y por lo tanto su rendimiento. Además, evita la condensación de agua en los alimentos que se conservan en mejores condiciones, y es mucho más fácil mantener una temperatura constante ideal tanto en el frigorífico como en el congelador.

El funcionamiento de esta tecnología es sencillo. Es el congelador el que se encarga de generar un frío seco que se distribuye por todos los compartimentos del frigorífico, y a su vez, un ventilador es el que se encarga de impulsar y repartir este aire frío de forma uniforme, consiguiendo una temperatura mucho más estable en el frigorífico, y por lo tanto, como decimos, una mejor conservación de los alimentos.

Actualmente, no tendrás ningún problema en encontrar esta tecnología en los frigoríficos de todas las marcas, sin embargo, cada uno tenemos nuestros favoritos por determinadas razones, así que yo os voy a dar los míos:

Frigorífico Serie 6 KGN56HI3P de Bosch. Este frigorífico es uno de mis favoritos sin duda por su gran capacidad. Se trata de un frigorífico XXL, perfecto para familias numerosas o para aquellas que almacenan gran cantidad de alimentos frescos y necesitan ese extra de capacidad. Este modelo combi mide 70 cm de ancho y 80 cm de fondo. Dispone de Home Connect y por lo tanto, puedes controlarlo desde tu móvil a través de una app. Otro punto a su favor, es que dispone de dos cámaras integradas en su interior que son capaces de reconocer hasta 60 tipos de frutas y verduras y recomendarte la mejor ubicación para conservarlas. Y por supuesto, cuenta con la tecnología No Frost.

Frigorífico Serie 8 KGF49SB40. Otro de mis frigoríficos favoritos es este modelo acabado en cristal negro. Me parece de una elegancia espectacular, ideal para cualquier tipo de cocina. Este modelo, también de la marca Bosch, cuenta con una zona VitaFresh Pro con una temperatura constante de 0ºC para conservar carnes y pescados, y frutas y verduras hasta tres veces más. Esto ayuda mucho a la hora de desperdiciar menos alimentos. No hace falta que diga, que por supuesto, también tiene tecnología No Frost.

Frigorífico Serie 8 KGF39SR45. ¿Y por qué no romper la monotonía de una cocina monocromo con este frigorífico en color rojo? Si eres atrevido y quieres poner un toque de color en tu cocina, atrévete con este original diseño que también cuenta con zona VitaFresh Pro 0ºC, iluminación interior LED y la función congelación “súper” que aumenta la temperatura rápidamente por si necesitas enfriar algo de forma rápida.

Ventajas del No Frost

En primer lugar, la ventaja más destacable es la del ahorro del tiempo y esfuerzo. Esta tecnología al hacer que los frigoríficos se descongelen automáticamente hace que no tengas que volver a realizar esta tarea de forma manual. Olvídate de enfundarte los guantes, vaciar toda la nevera, lo que no deja de suponer un incordio, puesto que, durante unos días, debes evitar hacer la compra y gastar todo lo que puede estropearse, y colocar una toalla en el suelo sobre la que pones un recipiente para que caiga el agua.

Otro aspecto muy destacable, y sobre el que he hecho una mención ya en este artículo, es que estos frigoríficos emplean mucha menos energía para mantener el fío del interior del mismo, y esto supone evidentemente, una reducción en la factura de la luz.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies